POESÍA SIN FIN
16530
single,single-portfolio_page,postid-16530,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

POESÍA SIN FIN

Date
Category
art, Cine, Educación, Talleres
About This Project

EL CINE 

El cine siempre ha sido un hermoso pájaro, infeliz de estar encerrado en una jaula de oro. Nosotros queremos crear un cine libre.

La principal meta de la industria cinematográfica es ganar la mayor cantidad de dinero posible. Esta ambición degenera a la obra de arte, a sus creadores, a sus intérpretes, a sus técnicos, a sus distribuidores, a los propietarios de cine, a los sindicatos y hasta a los gobiernos que deslizan en forma disimulada sus adoctrinamientos políticos.

 

La absoluta preocupación por el fruto de la obra, succiona la energía de la obra, la torna superficial, la convierte en esclava. La finalidad que tiene el arte de revelar a los espectadores la belleza de su alma, se transforma en un masaje superficial que explota sin piedad el stress de los espectadores, proponiéndose como show, es decir como un juego infantil, o un amor de azúcar rosado, o una aventura sadomasoquista, o la delación de un problema social adobado para calmar la culpabilidad de públicos ricos.

En la cima de la pirámide de poder, quien hace y deshace en la obra no es el artista sino el productor, el resto de los participantes en el «negocio», son todos esclavos, al servicio de sus ambiciones monetarias.

En las salas de cine el filme es un resto del pasado con estrellas inmateriales.

En un teatro, el filme está presente y nosotros somos sus actores, vivos.

Alejandro Jodorowsky, París, agosto de 2016

Por deseo expreso del artista, la película Poesía sin Fin no se presentará en salas convencionales de cine en nuestro país.